BIENVENIDOS Y BIENVENIDAS A POLÍTICAMENTE INCORRECTO

Bienvenido a un espacio de reflexiones de usar y tirar
Desde un planteamiento de izquierdas, es decir, desde la negación del conformismo, el destino y la imposibilitad de avanzar hacia un mundo mas justo, mas igualitario, pacífico y sostenible.


Da para mucho, pero tenemos el tiempo que elijamos. Gracias y te espero a un clik de distancia.


Fdo. Juan José Regatos Andrés

domingo, 15 de enero de 2017

El Instituto

Mi hijo mayor ha empezado este curso la ESO en un instituto  público. En la primera reunión de presentación escuchamos por parte de la directora y otras profesoras muchas frases como: “no os preocupéis los niños no pueden salir solos del centro”, “Se controla muy bien la puntualidad y el horario” o “con el programa de envíos de sms estaréis informados si falta vuestro  hijo, si se ha portado mal o no ha hecho los deberes, etc. casi en el momento”.

Me extrañé algo, incluso mire por si me había equivocado de institución, pero no. Después en el aula ya cada grupo de familias  con su tutora, pregunté: “Ya vemos que van a estar muy bien controlados nuestro hijos, pero para aprender, adaptarse a la secundaria, estar motivados, coger rutinas ¿Que nos propone el instituto?

A la joven profesora /tutora le cambio la cara, se relajó y nos contó cómo iban a empezar para saber que tal venía cada chaval de preparado, etc. Lo cual me alegró bastante.

Tras el primer trimestre, mi hijo, su clase y otras más, han sido castigados a copiar entero unos temas por no firmarles nosotros los padres la nota en la agenda de un examen parcial de matemáticas, a pesar en nuestro caso de haber aprobado con nota.

La Asociación de Madres y Padres de alumnos, mantuvo una reunión en noviembre con la dirección del centro, para acercar posiciones sobre varios puntos: huelga de estudiantes, problemas con una fusión de centros y este tipo de castigos entre otros temas. La reunión fue cordial y con compromiso mutuo de trabajar con cierta complicidad  en la misma dirección, por el bien de los alumnos y de todos en general.

A la vuelta de las vacaciones navideñas, nuevo castigo a toda la clase a copiar 100 veces dos frases “Cuando el profesor entra en clase debo sentarme en mi sitio y guardar silencio” y “Para poder hablar en clase debo levantar la mano y esperar mi turno de palabra”. Todo ello, por continuar hablando y sin colocarse unos minutos al entrar la profesora de lengua.

Estoy seguro, que los chicos y chicas, hablan, alborotan y  no reaccionan a tiempo en sentarse para que comience la clase.  No parece constar más actuación disruptiva que esta, no faltan al respeto ni se enfrentan a los profesores.

Siento algo de vergüenza ajena  explicando que aún se utilizan castigos de este tipo. Creo que para educar en el respeto y la convivencia, así como para que las clases de desarrollen con interés y aprovechamiento, hay muchas técnicas nuevas y no tan nuevas que permiten mejorar comportamientos y además adquirir conocimientos y técnicas de estudio. Hacer proyectos de investigación, resumir temas, trabajar en equipos soluciones para mejorar la agilidad de la clase, etc. Todas ellas requieren un buen esfuerzo a los alumnos pero producen conocimiento, cambios de actitud y compromiso. En cambio, sobre copiar 100 veces “voy a ser bueno….”, se tiene mucha bibliografía del fracaso de estas medidas.

El castigo incluía la obligación de que firmáramos los padres dicho trabajo provechoso, supongo que para estar informados y conocer lo ocurrido. Pero esta medida no genera la complicidad necesaria entre familias y profesores,  ¿no deberíamos coordinarnos en cómo abordar los posibles problemas de comportamiento y convivencia mediante acuerdos y actuaciones compartidas?

La dirección del centro  ante varias propuestas y quejas del AMPA, explicaba que ellos solo son “meros aplicadores de la ley”. Yo pensaba que esta función social la ostentaban en nuestra sociedad los jueces, en primer lugar y la policía. Para el profesorado se había dejado una función en mi opinión, de las más importantes: transmitir saber, enseñar formas de aprender y educar valores compartidos y constitucionales a los niños y niñas. Si, dentro de la ley, que a pesar de todo, aún permite enseñar y no solo aplicar.

Sería muy injusto generalizar sobre todo el profesorado y sobre toda la enseñanza pública. Sabemos que las leyes actuales son el reflejo de una concepción de la educación y por tanto de la sociedad, basada en la empleabilidad y productividad futura de los alumnos, con la obsesión del nivel PISA. Dejando atrás el aspecto humanista y científico, la socialización y el progreso social, la experimentación y las competencias que permitan el desarrollo de los niños sin distinción de raza, clase social, etc.  Todo ello está determinando y limitando cualquier actuación del profesorado convencido de una educación coherente con los valores democráticos y los derechos humanos.

Esta situación me genera un conflicto interno, porque estoy convencido de que los padres debemos apoyar y no contradecir a los profesores ante las instrucciones que dan a nuestros hijos, como  valoran sus trabajos, etc.  Y no servir de abogados defensores a nuestros hijos frente a un suspenso o dificultad con una asignatura.

Pero al mismo tiempo, no puedo quedarme impasible sobre actuaciones incomprensibles e inútiles. Recuerdo que mi madre, adelantada para la época,  nunca fue al colegio a discutir sobre mis suspensos con el profesor, en cambio desde el inicio de mi escolarización hizo una advertencia, yo soy zurdo, y dejo claro que bajo ningún concepto se me obligara a escribir con la derecha, esto no evitó una gran bofetada que me dio una profesora por comer con la izquierda en el comedor escolar. Pero fue la única vez, y mi madre evito un posible trastorno de lateralidad y el consiguiente fracaso escolar.  


Debemos esforzarnos  padres y profesores por entendernos y comunicarnos. Y para ello, cambiar la actitud, dejando de ser aplicadores de la  ley,  y pasar a creernos que escuela y familia somos las instituciones más importantes en la vida de una persona, que nos marcará para bien o para mal  durante toda nuestra vida. Si no, solo nos quedará a cada parte la queja, la denuncia y la desconfianza, es decir la no enseñanza y la no educación.

sábado, 7 de enero de 2017

2017 AÑO DE LOS CONGRESOS

El año 2017 será el año de los congresos de partidos y del mayor sindicato del país CCOO. Ya llevamos varias semanas en los medios con un simplificado mensaje interesado  sobre las opciones y los debates.

En el  PP parece que  se asegura la continuidad de Rajoy y solo se debate sobre la omnipresencia  de Cospedal para ocupar todos los cargos posibles.  En cambio se esconde el debate sobre qué posición tiene el  PP ante la plaga de asesinatos machistas, la reforma constitucional, la cuestión nacionalista, la deconstrucción europea,  el sistema de pensiones o la precariedad laboral ,etc.

Sobre el PSOE los medios de comunicación empresariales solo tratan de ensalzar la figura de Susana Díaz como salvadora de cara al  congreso de resurrección. Pero no podemos leer propuestas sobre el fracaso de la socialdemocracia frente a los partidos conservadores, ante la ausencia total de propuestas políticas para una sociedad europea y mundial sin reglas en lo económico y en los derechos humanos. Más concretamente si se conforman con administrar con un poquito de sensibilidad hacía los más débiles los pocos recursos que el mercado y sus mercaderes dejan a los gobiernos para su distribución, o por el contrario, apuestan por unas políticas transformadoras que reequilibren  hacía la mayoría de la sociedad las garantías de vida digna.

En Ciudadanos parece que la preocupación es encontrar un candidato alternativo a Rivera, para que las primarias o elección directa de su líder no sea una pantomima. Pero esta candidatura alternativa no puede ser muy  diferente a lo que Albert defiende en lo organizativo y en lo económico, dado que en lo social y cultural aún no sabemos que defiende. Pero sobre todo que no parezca que hay bronca,  es decir, que allá dos candidaturas al menos,  una de ellas de mentira. En cambio, no sabemos qué van a debatir sobre la constitución, sobre la unión europea, sobre la escuela pública, etc. Y no creo que no lo debatan si no que no interesa que se sepa mucho la posición en algunos temas.

Podemos tiene su Vistalegre II, que decir que no hayan dicho sus líderes, con video-perdón incluido. Han caído en la trampa de la mediatización de los debates, pero no parece que la simplificación del debate sea responsabilidad solo de los medios, con las denominaciones de Errejonistas – Pablistas – Izquierdas anticapitalistas – quincemayistas, etc.
La lucha de poder, como en otros sitios, se produce  para que el rumbo de tu partido vaya en la dirección que  crees más adecuada. Y ¿Cuál es lo más adecuado y para qué? No parece que se explique bien. Yo intento adivinar un debate lícito sobre si es más eficaz mantener una posición rígida en propuestas y formas, resaltando las diferencias y la necesidad de cambiar las cosas de forma contundente ( constitución, las leyes, las reformas laborales, etc..), siento esta posición la que hará mejorar el apoyo electoral y aumentar la   movilización en la calle.  Y otras posiciones, que mantienen que es necesario identificar qué puntos de acercamiento a otros grupos políticospermiten influir y mejorar la vida de la gente mientras no se ganan las elecciones y no se gobierna, salvo en ayuntamientos  y de forma compartida.  Y esta actuación de utilidad permita más adhesiones de gente que de otra forma no muestra simpatía con una propuesta más hostil y con muchos requisitos. Claro que con este lío-espectáculo, no se habla de que propuestas se tienen ante la política laboral, el asesinato masivo de mujeres, las competencias de comunidades y ayuntamientos,  etc. etc. Hay que esperar a los documentos,  por que las intervenciones de sus líderes en los medios son para explicar cómo se vota, cuanto se vota y que pasa si se vota.

Izquierda Unida ya hizo su “refundación” el pasado año, y aunque los medios lo ignoren, si escriben las propuestas sobre la mayoría de temas políticos que afectan a la ciudadanía. Pero, ahora se  tiene un importante volumen de  huérfanos de entre la  militancia y votantes que no  han digerido hacía donde va IU, tachándolo de no tener dirección, en vez de reconocer simplemente discrepancias con esos objetivos.

CCOO celebra su XI congreso este año. Por delante un reto, la continuidad en la dirección y en las propuestas, que contenían una  “hiper-responsabiliad”  sobre  la sociedad democrática y los derechos de las personas trabajadora, arrancados al poder desde el franquismo y la transición mediante el trinomio Movilización – Propuestas – Negociación, pero en una sociedad y realidad laboral y empresarial diferente a la actual,  donde las personas jóvenes están sin trabajo o en ambientes laborales de erradicación de la actividad sindical (contratos parciales, servicios, empresas subcontratadas, clausulas en los contratos de renuncia a la representatividad, etc.) Junto a las nuevas leyes que han traicionado parte de los  pactos de convivencia.  Por el contrario  el reto de  la renovación también en su direcciones, forma de organizarse y propuestas sindicales. Que sin romper con el trinomio planteado aumente la percepción de utilidad del sindicado y  el sindicato  construya sus comisiones obreras con la gente  en estas nuevas empresas de empleo precario.   

A pesar de la crisis económica, los errores internos con  algunas malas prácticas y la campaña antisindical de los poderes económicos y mediáticos,   CCOO se mantiene como primer sindicato del país y posiblemente  la organización con mayor afiliación de entre las políticas, sindicales y sociales. Esto debe significar que se hacen muchas cosas bien, necesarias y útiles, pero también  nos puede cegar a las direcciones y afiliación en general e ignorar sobre como se percibe al sindicato por los jóvenes, por las personas desempleadas, por las que trabajan en PYMES y no preveer que si no se actualiza el sindicato ahora,  en 8 años solo habrá personas afiliadas de más 55 años y de empresas grandes  y/o administración pública.


Que tengamos buenos congresos. 

jueves, 8 de septiembre de 2016

LEGANEMOS, POLÍTICA Y EL FACTOR HUMANO

Estamos asistiendo a un proceso negativo de evolución de los nuevos partidos y candidaturas de unidad popular de izquierdas o de los de abajo.

No solo en Leganemos , pero si de forma especial en esta esperanzadora y exitosa iniciativa. Desde hace muchos años ninguna fuerza política a la izquierda del PSOE había tenido tanto respaldo, ni generado tanta ilusión y confianza.

No soy neutral para analizar los pormenores de esta crisis, he tomado posición en defensa de Leganemos y he votando en asamblea, tras mucha reflexión, duda y tristeza, SI a que informemos al órgano competente municipal que cuatro concejales no representan ya a Leganemos por adoptar decisiones contrarias a la coordinadora y la asamblea, que solicitaron un local aparte al Alcalde, un cambio de portavoz sin consulta previa y votando de forma contraria a lo decidido democráticamente. Asumiendo el fracaso de la mediación y negociación interna, por ahora, dado que la decisión votada mantiene la puerta al acuerdo y la reversión.

Pero sí creo poder apuntar algunas reflexiones.

Las principales causas de este conflicto de Leganémos con final de división y no de unidad, se derivan  los siguientes factores:
-       
  •  Diversas partes y personas vienen de  posiciones personales e ideológicas firmes como las raíces de un árbol, con un tronco grande y recio, y sin ninguna capacidad para adaptarse a los vientos que acechan lo que provoca roturas en sus rama, No como un buen junco que mantiene la raíz y su posición  pero se adapta a las posibilidades de cada momento.
  •  La inadaptación que conlleva el aterrizaje forzoso de pasar de un esquema y experiencia de la acción social y política reivindicativa, de movilizaciones y con análisis y propuestas sobre temas generales de ámbito nacional e internacional. A llegar a la institución (ayuntamiento-pleno- comisiones) y a hablar de problemas de competencia local, aunque en ellos incluimos con buen criterio el derecho a la vivienda, parte del sistema educativo y el derecho al empleo, pero también la limpieza de las calles, el ascenso del Lega y las subvenciones, las fiestas patronales, los servicios sociales,  los impuestos municipales, etc.
  • Gestionar el éxito electoral sin precedentes pero parcial, asumiendo las limitaciones, ante un escenario donde la negociación con otras fuerzas desde una desconfianza justificada y mantenida en el tiempo, te paraliza y te entra el miedo escénico de la corresponsabilidad y del acuerdo o el pacto en cada tema con otras fuerzas políticas contra las que nos hemos movilizado.

Y estas son, a mi modo de ver, las diferencias políticas y de trabajo que están dividiendo a Leganemos. También influyen la cultura y aprendizaje de muchos de nosotros en organizaciones sociales y políticas con numerosos sucesos de rupturas y crisis internas permanentes (vieja política), donde las dificultades de encontrar acuerdos ante situaciones nuevas no previstas, solo tenemos las herramientas de contar cuantos son  los nuestros, levantar los brazos de madera y mostrar lealtad al grupo y no a las ideas y al debate libre. Y si por error de cálculo pierdo, niego la legitimidad de las decisiones, los órganos, la asamblea o incluso de la capacidad de análisis de mis hasta entonces compañeros y compañeras de viaje.

Pero ¿Y las personas?

Oímos muchísimas veces la expresión “lo importante no son las personas sino el proyecto”, tanto en los partidos, los sindicatos o  los clubs de futbol. Y utilizamos esta máxima a favor para demostrar nuestra honradez o a la contra para criticar a la persona adversaria ex compañero y ex amiga.

Yo niego la mayor, lo importante son las personas, hacemos política para mejorar nuestra vida, la de las personas, mujeres, niñas, niños, hombres, ancianas.

Tenemos sobrevalorado el sacrificio y martirizarse, quizás nos venga de la cultura religiosa no superada, la nuestra cristiana, pero otras como la musulmana y la Judía parecen coincidir. Donde por el proyecto o la causa podemos destrozarnos la vida mutuamente.

En la última asamblea, para explicar lo sucedido tres personas (nuestros dos concejales y un miembro de la coordinadora)  fueron interrumpidas por sus propias lágrimas, que manifestaban dolor,  tristeza o impotencia ante el desprecio y difamación  que están sufriendo por continuar trabajando como poca gente hace.  Los concejales que han dimitido lo han hecho desde la imposibilidad personal de aguantar la presión amiga, el conflicto interno y la contradicción que todo ello supone.

La Concejala, hasta esta semana de Leganemos, y hasta hace poco Secretaria de Podemos Leganés, una activista de la marea blanca, defensora de nuestro hospital, que hace apenas una año y medio era percibida  como enlace de consenso entre posiciones iniciales maximalistas, y sin experiencia en partidos políticos contaminantes.  Ahora se encuentra expedientada por su partido nuevo y moderno,  criticada por sus aliados en Leganemos y sin representar a ningún partido en el pleno. Entre otras cosas por poner en marcha las prácticas de la vieja política, del control de la participación.

Todas estas personas, algunas amigas y compañeras recientes o de antiguo, pero todas ellas vecinas, madres, padres, trabajadoras, estudiantes, miembros de asociaciones, de AMPAS, de sindicatos, etc. Y ninguna de ellas profesionales de la política, ni enriquecidas por ella, ni con sueldos inconfesables, ni con perspectivas de mantenerse en el sillón.   

Pero todas ellas lo están viviendo como un horror, como una penitencia cristiana, y olvidando ya el proceso tan emocionante e ilusionante que vivimos creando Leganemos, haciendo la campaña, siendo interventores en las mesas electorales y recibiendo los guiños de complicidad de miles de personas que sin conocerte quería decirte que estaban votando a Leganemos.


Por último, el desánimo y la decepción no es una opción, ni para los que creemos en las posibilidades de la gente, de la unidad y de la actividad sindical, social y política. Ni para los votantes y personas cercanas a Leganemos y a Unidos Podemos., a todas estas personas yo les diría: “Si, la hemos fastidiado, pero seguimos con ideas para cambiar y mejorar la sociedad, con energía, con capacidad de influir en el Ayuntamiento para mejorar la vida de la gente, seguimos siendo muchos y muchas. Y sobre todo estamos aprendiendo, no somos profesionales de la política ni queremos serlo. Exígenos cumplir lo prometido”

jueves, 12 de mayo de 2016

COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS DE IU MADRID Y OTROS SITIOS DEL ESTADO.

Recibo  continuamente vuestros mensajes por  whatsapp, correos, comentarios de facebook, twitter, etc.  sobre la destrucción de IU, lo mal que lo está haciendo Alberto Garzón, lo pésimos que son la gente de Podemos.

Los argumentos pasan de lo más soez a sesudos análisis sobre: el futuro de la izquierda, la importancia de los valores de la lucha obrera y el mundo del trabajo. Y en los últimos días sobre el nefasto acuerdo con entre IU y Podemos para las próximas  elecciones de junio.

Comprendo las discrepancias sobre el rumbo de IU, la confluencia  o la coalición con Podemos. Sobre las propuestas en  políticas sociales, económicas, laborales  no veo mucho escrito que justifique esa animadversión entre nosotros mismos.

Entiendo  que la situación de IU-CM tras la desfederación de IU,  fue una solución muy extrema y un punto de inflexión de difícil retorno ante el conflicto permanente de nuestra organización en Madrid, cuyos resultados electorales  en los últimos 20 años no han sido nunca muy ilusionantes.

Todos reconocéis que la supuesta refundación de hace 4 o 5 años fue fallida y ni siquiera se inicio.  

Vosotros sois  a los que he ido a escuchar numerosas veces en actos de campaña o de huelgas generales (a Frutos, a LLamazares, a Cayo, a A. Peréz, entre muchos otros), y os he visto de cerca en centenares de manifestaciones, donde estábamos todos, incluso los que ahora son Podemos, Equo, Izquierda Abierta, PCE,  etc. bueno y siempre la gente de CCOO.

No es la primera escisión o crisis de la organización, los viejos del PCE nos lo cuentan, pero esta vez no hay relato que lo explique. Yo intento comprender los argumentos que dais para no unir fuerzas y las diferencias. Y no  lo  entiendo ni encuentro el relato.

En los último tres días, no se ha hablado de otra cosa en los medios de comunicación no afines (es decir todos) que de IU y Podemos, de IU y Podemos, de IU y Podemos. Nunca antes con menos representación hemos tenido tanta relevancia, tanta influencia y propuestas políticas más escuchadas.

Cuando solo teníamos a Gaspar LL. y Joan Herrera de ICV (otra convergencia), a pesar de nuestra brillantez solo recibíamos las palabras amables del Presidente del talante, como si de unos hijos descarriados se tratara.

Puede que esta coalición con Podemos, las Mareas, Compromis, Equo, etc. no salga bien, puede que incluso ganando nos volvamos a pelear todos y todas, ya vemos lo difícil que están siendo las candidaturas de unidad municipales pero para lograr ser algo más para la mayoría de la clase trabajadora que “la gente maja  de IU, soñadora  y luchadora pero sin propuestas viables porque no me llegan  pero sé que  tienen peleas continuas, que me impide votarlos” , debemos intentarlo, ese algo mas puede significar poner una barrera gubernamental o legislativa en defensa de la clase trabajadora, de la dignidad y los derechos humanos y del reparto equitativo de la riqueza, frente al sistema tan complejo, global y perverso al que ha evolucionado el capitalismo.     

Los poderosos juegan duro, solo hay que ver el último episodio de corrupción esta vez entre la justicia y el PP para anular a la Diputada y Jueza Rosell, lo vimos con Baltasar Garzón. O el oscurantismo cuasi delictivo de las negociaciones del TTIP.


Mi energía es limitada, además de la que dedico a mi familia, a la escuela pública de mis hijos, al Sindicato CCOO, es decir a la defensa de nuestros  derechos clase  trabajadora y de los servicios públicos, el resto de mi militancia no la puedo dedicar a pelearnos más con nosotros mismos y crear grupúsculos minúsculos y sectarios,   sino a ilusionar y empujar para, esta vez sí, dar un giro a todo esto y a ver qué pasa.   

martes, 5 de abril de 2016

CCOO


La semana pasada nos volvimos a enfadar y preocupar al saltar la noticia sobre la oferta que el sindicato hacía a los trabajadores de las Fundaciones para la Formación FOREM y MAFOREM, sobre el ERE.

Dicha oferta partía prácticamente de las indemnizaciones marcadas por la reforma laboral a la que hicimos una huelga general, además del volumen total de personas a despedir y la ausencia de soluciones alternativas.

Algunos quince días antes habíamos presentado resoluciones para que no ocurriera lo que finalmente paso, solicitando tres cosas básicas:
  • Buscar alternativas a los despidos.
  • En caso de que algunos despidos fueran inevitables no aplicar la reforma laboral del PP, ofreciendo una salida adecuada y digna a los trabajadores.
  • Informar de todo el proceso y el avance de las negociaciones al conjunto de los afiliados y delegados de CCOO para poder explicar y defender nuestra actuación.

En pocas horas mucha gente de CCOO recibimos las críticas por incoherencia, las quejas de afiliados y sentimos nuestra debilidad en las mesas de negociación. La dirección Confederal de CCOO reacciono rápido y paralizó el ERE.

Al día siguiente, viernes 1 de abril, teníamos el segundo acto del conjunto del activo sindical en Madrid, donde nos reunimos 2.200 personas de todas las secciones, federaciones, sectores y territorios, para iniciar la campaña de los 40 años de diferentes hitos importantes para el movimiento obrero de nuestro país: asamblea de Barcelona, asesinatos de los abogados de Atocha y legalización del sindicato.

Además, el acto se hizo para reiterar el mensaje a la ciudadanía y a los partidos políticos de la necesidad de modificar las políticas económicas y sociales, junto a continuar con el  compromiso del sindicato para defender  a los más castigados por la crisis: personas desempleadas, jóvenes, mujeres, entre otros. Para lo que exigimos un nuevo gobierno que gire a la izquierda tal y como hemos votado.

Muchos compañeros y compañeras acudimos al acto algo escépticos y desanimados, por el  tema del ERE y por el enfoque de una acto para rendir homenaje a nuestro pasado digno y del que orgullecerse, pero sin saber si lanzaríamos líneas maestras de nuestra actuación y propuesta para el presente y futuro próximo.

Pero llegamos al acto, empezamos a saludar a compañeras y compañeros de todo el Estado y de otras federaciones. Lezcano presentó el acto, seguidamente Ana Mª Herranz responsable de Mujer e Igualdad intervino para denunciar la dimensión machista de la crisis y presentó a Nicolás Sartoius que nos recordó otros tiempos más difíciles de los actuales en dictadura y que los “derechos no se heredan”, luego Joaquín Estefanía con una análisis socio económico y político de la crisis que da luz y coincide con nuestras posiciones, a la vez que resaltaba nuestras carencias y necesidad de estar a la altura como sindicato.

Salió Katiana junto a los ocho de Airbus, más Juanjo y Pedro enjuiciados por informar e impulsar las huelgas generales.

Y con gran sincronización llegaron los de Renault, los del Hospital Tenerife, las trabajadoras de restauración colectiva (comedores escolares, de empresa, etc.), las educadoras infantiles, los equipos de extensión de Murcia, los compañeros de prisiones, explicando sus esfuerzos, éxitos y fracasos de la acción sindical.

Y tras la entrada como invitados de diputadas y diputados de IU-UP, Podemos, Ciudadanos, PSOE y PP, intervino Toxo arrancando con una dura autocrítica sobre nosotros mismos, aún reconociendo que algo hemos hecho bien para que sigamos siendo el primer sindicato del país y dirigiéndose a los políticos invitados para exigirles: que negocien hasta la extenuación, que necesitamos desmontar el desastre del PP gestionando la crisis y denunciando la vergüenza de Europa por la barbarie que está haciendo con las personas refugiadas.

Salí diferente, con sensación de pertenencia, con orgullo de ser de CCOO y con el convencimiento de la necesidad del sindicato.  He tardado unos días en escribir estas letras, para saber si era solo un estado de enajenación por la energía de la multitud, los vídeos y la internacional.

Sigo siendo consciente de nuestras carencias, híper-burocracia interna y estructuras ineficaces. También de nuestras posiciones ideológicas plurales y a veces confrontadas.  Nuestra necesidad de renovar personas en las direcciones, a veces alejadas de la realidad del trabajo.


Pero el acto estuvo bien, lo necesitábamos, nos hará enfrentar los cambios y el próximo congreso en mejor situación, y sobre todo sirvió para recordar que por encima de todo somos simplemente personas de clase trabajadora organizadas juntas para defender nuestros intereses y derechos y una sociedad más solidaria y justa, que no es poco.

jueves, 14 de enero de 2016

EL BEBÉ y LAS RASTAS EN EL CONGRESO, ¿TEATRO?

Para las personas conservadoras y “moderadas”, es decir la gente normal según nuestro presidente en funciones,  son muy importante los símbolos: la bandera, los himnos, los crucifijos etc. Y las formas: la ropa de ejecutivo y el protocolo.

En no pocas ocasiones las han puesto por encima del fondo cometiendo barbaries en su nombre, o simplemente retomando las juras de bandera en los ayuntamientos, pretendiendo convertir en delito las pitadas al himno, o recriminando a una Ministro no llevar corbata.

Se nos ha dicho que estos símbolos y estas formas, representan a las instituciones y sus valores: patria, jerarquía, lealtad al rey, respeto a su dios, disciplina, respeto a la ley,  etc. Aunque al mismo tiempo algunas de estas personas boicoteaban esos mismos valores con sus actuaciones: corrupción, control de poder judicial, expulsión de personas desamparadas y un largo etc.

Pero además, hemos visto en muchísimas ocasiones como perdían también las formas, con abucheos, insultos, golpes al mobiliarios del congreso como si de tambores se tratará, o el “que se jodan”.

Púes bien, yo siempre he defendido que debe haber una necesaria coherencia entre las formas y el fondo de las actuaciones en política, y en todas las facetas de la vida. En el campo de la educación es inviable plantear el proceso de aprendizaje de forma participativa y bidireccional, y al mismo tiempo  que el  maestro tenga una vara en la mano para azotar a quien no conteste correctamente, o utilice insultos o adjetivos despectivos para dejar en evidencia a un alumno.

En la política, lo mismo, si planteamos propuestas transformadoras que cambien las leyes, las instituciones,  las políticas y/o acciones de gobierno, no será posible si no cambiamos también las formas, los protocolos y los símbolos.    

Más allá de los  golpes de efecto del primer día de esta nueva legislatura, el tener unas diputadas y diputados, que visten,  hablan y se comportan como el resto la gente, es decir, sin uniforme, unos con coleta, otros con barba, con vestidos, con trajes y corbata, con vaqueros, es como realmente somos plurales y diversos. E invita a pensar que estamos más gente representada en el parlamento.

Hasta ahora solo se atrevían a hacerlo y de forma discreta las compañeras y compañeros de IU – Izquierda Plural, y algunos diputados sindicalistas que no usaban corbata. Pero ahora son más de 70.
Claro que ahora toca lo difícil que las formas se extiendan a las palabras, los gestos, las actitudes, eliminando la arrogancia y el “y tu más”, y finalmente al fondo con propuestas coherentes con las formas.


No se asusten señoras y señores conservadores y socialdemócratas, que incluso si alguno de estos desarrapados y “perros” flautas llegan a integrarse en el Gobierno, ustedes podrán seguir llevando sus trajes aunque los hayan pagado con las tarjetas black de sus compañeros de partido.

martes, 24 de noviembre de 2015

AHORA SI A LA GUERRA


Mucha gente en tertulias de bar o artículos de opinión tras los asesinatos terroristas de París está analizando  las diferencias entre la guerra de Irak y la posible o real ya guerra contra el Estado Islámico, para argumentar la necesidad de implicarnos en esta guerra, tanto como país, como Unión Europea o como la abstracta Comunidad Internacional.

Los que somos pacifistas convencidos, es decir, que pensamos ideológicamente y deducimos  empíricamente que las guerras son el fracaso de las civilizaciones y que una guerra casi siempre es el germen de la siguiente aún más compleja, violenta y con peores soluciones, tenemos también la obligación de posicionarnos en esta ocasión.

Debemos reconocer dicha complejidad, múltiples y contradictorios intereses, implicación de demasiados países, corporaciones empresariales, pueblos  y religiones, etc. Y sobre todo que varias de las partes ya hace tiempo que se han decidido por la guerra y la violencia.

Además, estamos comprobando como este Estado Islámico que no es Estado reconocido por nadie, ni por la ONU, ni por sus ocultos aliados, tienen una capacidad de reclutamiento, superior a cualquiera de los Estados Europeos y de EE.UU. entre otros. Para mas gravedad parte de su reclutamiento lo hace de conciudadanos nuestros, vecinos y vecinas de nuestros barrios, de diverso origen y condición social, estudiantes universitarios, profesionales liberales, jóvenes parados y mujeres sometidas al machismo extremo.

Y por último son capaces de matar a sangre fría a civiles de cualquier etnia y condición social, y en un amplio número de países en Asia, África, y Europa.

Con este panorama sacar la bandera de la paz, el discurso de Ghandi o Luther King, se hace complicado. Como salir entonces de esta situación. Propongo varios pasos previos antes de adoptar una posición favorable a la intervención militar:

1º.    Acogida urgente, masiva y organizada de todas las personas refugiadas víctimas de la barbarie, con los medios adecuados, dignos y con previsión de al menos dos años.

2º.    Bloqueo absoluto en el tráfico de armas, con control desde las fábricas y almacenes de armas en territorio de los “aliados (EE.UU, Europa, Rusia, China, India y Pakistan, Latino – América, y Países Árabes amigos) supervisado  por la ONU, aumentando sus medios y recursos por los Estados.

3º.    Bloqueo de los flujos financieros (Banca pública y privada y Mercados Bursátiles)

4º.    Persecución de la venta de petróleo procedente de las zonas ocupadas por el Estado Islámico y sanciones graves a los Estados y Empresas que se lo salten, en caso de que sean de la Unión Europea la expulsión temporal de la UE con todas las consecuencias que ello conlleva, incluido el Euro si es el caso.

5º.    Conferencias de Paz para la situación Siria, para Palestina e Israel, para los diferentes conflictos en África, para la situación del Kurdistan y Turquía, para Ucrania y Crimea y para el pueblo Saharaui, al menos.   Con la tutela de la ONU, la decisión del Consejo de Seguridad, la voluntad univoca de las grandes potencias (EEUU, China, India, Rusia y Europa), un plazo preestablecido y un fondo económico (donantes), para cada conflicto.

Cuando estos cinco puntos estén en marcha, volvemos a valorar si solo existe la opción de los bombardeos y la violencia, mientras tanto defenderemos estás opciones y el NO A LA GUERRA.

Sabemos que para muchos son propuestas utópicas e irreales.  Pero el dilema es si entendemos la humanidad está condenada a no evolucionar, con procesos históricos cíclicos y repetitivos, donde solo evoluciona el aspecto tecnológico y científico, pero no la filosofía y la ética, que nos permita combinar el bienestar y la ambición personal o colectiva con el respeto a la vida, la dignidad  y la libertad del resto del mundo.

O por el contrario, concluyamos que también sufrimos una evolución desde la supervivencia animal más primitiva a la convivencia en paz de una sociedad  muy compleja, diversa, con libertad y suficientes medios de vida digna para todos. Si estimamos la segunda opción es necesario como en otras ocasiones poner en marcha soluciones atrevidas, costosas y coherentes con el respeto a la vida y la paz.